Receta de Mermelada de Mandarina

Las mandarinas son una fruta deliciosa, pero, lamentablemente, al tratarse de un cítrico de temporada, no podemos disfrutarlos durante todo el año. Pero hoy vamos a aprender a preparar una deliciosa mermelada de mandarina casera de una forma muy simple para poder disfrutar de esta deliciosa fruta durante todo el año.

Autora: / Elaboración: 5 minutos / Cocción: 35 minutos / Total: 40 minutos

Ingredientes:

1 kg de mandarinas
500 g de azúcar
1 limón

Instrucciones:

1. Para realizar esta receta se puede utilizar cualquier variedad de mandarina, aunque yo recomiendo las clementinas, ya que son dulces, tienen la piel muy fina y no tienen semillas. En primer lugar, hay que lavar, pelar y dividir en gajos las mandarinas.

2. En segundo lugar, debemos lavar y exprimir un limón para obtener su jugo.

3. Ahora hay que poner en una cazuela el kilo de gajos de mandarina, 500 g de azúcar y el jugo del limón que previamente habremos exprimido. Cocemos la mezcla a fuego medio durante unos 10 minutos.

4. Cuando hayan transcurrido los 10 primeros minutos, sin apagar el fuego, batimos la mermelada con la batidora para triturar los gajos y las pieles de modo que quede una mezcla homogénea. No hay que pasarse batiendo porque la mermelada puede perder su textura y quedar demasiado líquida.

5. Después de batir ligeramente la mermelada, seguimos cocinándola a fuego lento durante unos 35 minutos removiendo de vez en cuando. Si todavía no está muy espesa podemos cocerla a fuego lento durante unos 5 minutos más.

6. Inmediatamente después de cocer la mermelada, cuando todavía esté caliente, es el momento de verterla en un tarro de cristal que previamente deberemos hervir para esterilizarlo. Después lo secamos y lo llenamos hasta el límite de la rosca, lo cerramos bien y lo ponemos boca abajo para que desaparezca el aire que haya podido quedar dentro. Al día siguiente podemos darle la vuelta.

7. Finalmente, podemos almacenar la mermelada de mandarina en un lugar frío, seco y oscuro para conservarla durante un máximo de 6 meses y poder disfrutar de ella casi en cualquier mes del año. Una vez hayamos abierto el tarro, es aconsejable guardarlo en el frigorífico para evitar que se ponga en mal estado.

Más recetas

Publicar comentario