Receta de Mermelada de Cebolla

Como os digo siempre, hoy en día podemos encontrar casi cualquier tipo de mermelada en los grandes centros comerciales. Estas mermeladas suelen ser de una calidad bastante buena y no tienen un precio muy elevado. Sin embargo, hay algunos sabores más especiales que cuesta mucho encontrar, entre ellos la mermelada de cebolla. Así que hoy vamos a aprender a preparar una deliciosa mermelada de cebolla casera de una forma rápida y muy simple. Esta mermelada nos servirá para acompañar aperitivos, carnes, pescados y, como no, para untar en las tostadas con queso.

Autora: / Elaboración: 10 minutos / Cocción: 70 minutos / Total: 80 minutos

Ingredientes:

1 kg de cebollas
500 g de azúcar
750 ml de agua

Instrucciones:

1. En primer lugar, pelamos y lavamos las cebollas. Las metemos en el horno y les echamos un chorrito de aceite de oliva por encima y un poco de sal. Las cocinamos en el horno a 200 grados durante unos 40 minutos.

2. Cuando las cebollas se hayan asado, las sacamos del horno. En una cacerola introducimos 750 ml de agua (tres vasos), 500 g de azúcar y las cebollas asadas troceadas. Dejamos que se cuezan a fuego lento durante unos 30 minutos y vamos removiendo de vez en cuando para que no se peguen en la cacerola.

3. Cuando las cebollas se hayan caramelizado y hayan adquirido un tono más oscuro, apagamos el fuego. Ahora podemos pasar la mermelada por la batidora para que nos quede una textura más suave y homogénea.

4. Para terminar, hay que hervir un un tarro de cristal en una cacerola para esterilizarlo y verter dentro la mermelada que hemos preparado. Es conveniente utilizar unos guantes de cocina para no quemarnos. Hay que llenar el tarro hasta donde empieza la rosca. Después lo cerramos y lo ponemos boca abajo hasta que se enfríe.

5. ¡Y ya hemos terminado! Ahora puedes almacenar esta deliciosa mermelada de cebolla casera en un lugar fresco, seco y oscuro. Así se conservará en buen estado durante unos cinco meses aproximadamente. Recuerda que, una vez abierto, hay que guardar el tarro en la nevera o refrigerador para que se conserve adecuadamente.

Más recetas

Publicar comentario